LA DOCTRINA DEL SHOCK.

img50c70ff804434trailer-la-doctrina-del-shock[1]

5 thoughts on “LA DOCTRINA DEL SHOCK.

  1. tomasperianez says:

    “LA DOCTRINA DEL SHOCK”.
    Francisco Tomás Periáñez Flores. GRUPO 1.
    Para empezar, en este documental de “La doctrina del shock” hay varias ideas de fondo que provocan al espectador la reflexión constante de todo lo que aparece. En mi caso, me atrajo porque te hace ver una perspectiva del mundo que supones que existe pero no le pones nombre y características concretas. Este vídeo te hace ver como los que tienen dinero y poder han conseguido instalar en el mundo el modelo político-económico del neoliberalismo basándose en varios planteamientos e ideas.
    Durante el documental aparecen los métodos de Ewen Cameron, el cual decía que imponiendo a personas con problemas mentales electroshocks y frases u órdenes repetitivas provocaban que esa persona se sintiera desorientada y se viera obligada a empezar de cero. Junto a estos métodos también aparece el manual Kubark que consiste en técnicas para someter a la personas, entre ellas la privación sensorial. Estos métodos y otros que ahora comentaré han sido esenciales para implantar el modelo económico actual.
    Principalmente este modelo económico fue inventado por Milton Friedman, el cual decía que el modelo económico ideal para el mundo consistía en eliminar el control de precios, la venta de empresas estatales, quitar las barreras a la importación y recortes en el gasto público. Es decir, un déficit de libertades y estado del bienestar, dejando al Estado en un segundo plano, que sólo intervendrá en los mercados si este fallase.
    El primer país donde se llevó a cabo las ideas de Friedman fue Chile, seguido de Brasil, Uruguay, Argentina, Inglaterra, Rusia o Irak, además de muchos otros. En todos estos países se sigue un mismo patrón, al principio las medidas económicas no funcionan, es más empeoran la calidad del país, lo que provoca el levantamiento popular, llegados a este punto se provoca el shock en la sociedad, bien matando personas contrarias al régimen o provocando guerras.
    Tras el fracaso en Chile, Reino Unido por medio de la primera ministro Margaret Thatcher apostó por imponer este modelo político-económico, el cual de nuevo llevó al país a una crisis y múltiples huelgas y revueltas, debido a las características de la sociedad plantear el shock vivido en Chile era impensable, por tanto, la solución de Thatcher fue provocar una absurda guerra contra Argentina, desviando la atención popular e incitando un sentimiento patriótico.
    Entre las ideas de Friedman me ha llamado la atención esta: “sólo una crisis real o imaginaria produce cambios”. Me resulta muy intolerante que para implantar un este modelo se tenga que matar personas o hacer pasar necesidades sólo para hacer más ricos a los ya de por sí ricos. No obstante, siendo un poco macabro, antes de este documental todos hemos visto como mataban a miles de inocentes en Irak, y de alguno u otro modo sabíamos que fue una guerra provocada por EE.UU. Pero nadie se alarmó en exceso, todos cada día llegábamos a casa después del colegio o trabajo y teníamos comida, juegos, nuevas tecnologías, que hacían que lo que allí pasaba se justificara para nosotros tener todo esto.
    Una vez el pueblo ha sido sometido el pueblo se aprovecha para privatizar todo lo público, en la guerra de Irak se ve como prácticamente todo lo privatizan, llegando a un punto en que los soldados allí presentes son contratados por empresas no profesionales adiestrados y formados.
    El planteamiento de este documental nos incita a pensar que todo está provocado, y desde luego lo que aquí nos cuenta está muy bien estructurado y relacionado, no obstante, no creo que todo lo contado sea realmente tan dramático, pienso que vivimos extraordinariamente bien, comparado con hace 20 años por ejemplo, es cierto que este sistema político-económico no ha llegado hasta nuestros días democráticamente sino que ha sido impuesto por los dirigentes. Fuere como fuese la verdad que nos ha servido para desarrollarnos y crecer como país, a costa eso sí de empeorar la vida de los menos pudientes como África o Asia.
    La autora del vídeo nos invitaba a manifestarnos y a luchar por nuestros derechos, haciendo una crítica a la crisis que vivimos actualmente. En cierto modo, estoy de acuerdo con lo que nos propone Klein de luchar y defender nuestros derechos y libertades. No deberíamos permitir que nos quitaran nuestras libertades básicas, pero a raíz de aquí yo me planteo, ¿cuáles son esos derechos mínimos que los gobiernos deben cumplir?, nos manifestamos para que no nos quiten nuestras libertades, pero ¿sabemos realmente lo que cuesta mantener todo lo que hemos tenido?. Lo que quiero decir es, que si de verdad queremos un cambio del modelo político-económico actual, debemos estar unidos ni unos delante (manifestándose) ni otros detrás (obviando el problema), todos juntos saldremos.
    Veo muchas iniciativas a manifestarnos pero no veo un grupo de personas comprometidas que sean capaces de cambiar el rumbo con ideas para afrontar la crisis económica que vivimos, tenemos que cambiar como sociedad hacia lo que nos demanda la actualidad, el mundo cambia constantemente, y debemos amoldarnos a él. Todo esto sin dejar que el gobierno nos quite nuestras libertades, aunque según nos dice la autora si dejamos que privaticen el sector sanitario, los colegios… al final nos beneficiaremos y estaremos en un período de riqueza económica. Desde mi punto de vista, la sanidad en España no debería privatizarse ya que es lo que mejor tenemos como derecho humano, ahora bien como docentes debemos dar la importancia que merece y el gasto que produce tener este sistema.
    Por otro lado, debemos ser una sociedad más partícipe en las decisiones y actos que suceden día a día, actualmente la enseñanza es sumisa a lo que pasa fuera de los libros, de nuevo somos los docentes los que tenemos que fomentar ese interés de la futura sociedad a interesarse en lo que sucede día a día. Siendo así cuando ocurrió la guerra de Irak deberíamos haber sido asertivos y castigar o al menos tener nuestra propia opinión de lo que de verdad pasa, si Bush estaba detrás de los atentados del 11S, si la guerra de Irak fue una estratagema para que EE.UU se apropiara del petróleo y demás casos.
    En conclusión, pienso que con este modelo político-económico han conseguido que estemos en una “dictadura democrática”, donde nosotros votamos libremente a unos dirigentes que al llegar al poder hacen lo que quieren o más bien lo que les ordenan los mercados. Para cambiar esta rutina debemos plantearnos si es mejor que nos gobiernen con estas condiciones (en las que hasta hace poco nos iba bien) o cambiar hacia un modelo más participativo en la que se represente de verdad las demandas de la sociedad.

  2. LA DOCTRINA DEL SHOCK.
    El documental comienza explicando brevemente lo que se puede considerar un estado de shock: “[…] Es lo que nos pasa cuando perdemos nuestra narrativa, cuando perdemos nuestra historia, cuando nos desorientamos.” Para así ubicarnos en la comparativa de las terapias de shock psiquiátricas y el shock económico que se produce. Esto es, Naomi Klein crea un paralelismo entre la forma de terapia sobre los pacientes con trastornos mentales con la teoría económica que expone.
    Al principio del documental, podemos observar los tratamientos y técnicas que usaba el doctor Ewen Cameron con sus pacientes con los que pretendía desestructurar o limpiar en profundidad la mente de éstos y así poder reconstruirlas de cero, los dejaba como zombies. Cameron combinaba electroshock con terapia del sueño y repetición de mensajes grabados. Seguidamente, se hace una comparación con el choque económico y se nombra a “el otro doctor shock”, este es Milton Friedman quien creía que la terapia del shock económico podría llevar a las sociedades actuales a aceptar una reforma pura del capitalismo descontrolado.
    Desde luego, estamos ante un capitalismo caótico donde los gobiernos aprovechan las crisis económicas, las guerras y demás acontecimientos para saquear los intereses públicos y llevar a cabo reformas a favor del libre mercado y buscando siempre el beneficio de los más ricos. Los gobiernos usan medidas despiadadas como son la tortura, el exterminio o la privación sensorial, que causaban la pérdida de capacidades críticas, entre otras cosas.
    Vemos como este documental busca los orígenes de este capitalismo salvaje en teorías como la de Milton Friedman. Las políticas de este hombre beneficiaban a los ricos a expensas de los pobres fomentando así la desigualdad social. Naomi Klein piensa que muchos de los factores de la crisis y el caos económico son las ideas de Friedman, que creía que la terapia del shock económico podría llevar a las sociedades actuales a aceptar una reforma pura del capitalismo desregulado. Durante los últimos 30 años sus ideas se han establecido como doctrina económica dominante. Podríamos decir que Friedman fue el precursor con sus teorías que luego llegaron a otros lugares del mundo, como fueron las dictaduras de Chile y Argentina, la Gran Bretaña de Margaret Thatcher, la Rusia de Yeltsin o las invasiones en Afganistán e Iraq.
    Este documental (basado en el libro) clama la necesidad existente de una alternativa al neoliberalismo aplicado en todo el mundo durante los últimos 60 años. Es un aviso a una sociedad dormida y manipulada por aquellos que manejan la economía mundial para adaptarla a sus ambiciones apoyándose en unos líderes políticos dispuestos a cumplir órdenes y mantenerse en el poder. Nos encontramos sometidos a lo que manden los que están en el poder sin poner en tela de juicio sus acciones cuando eso jamás debería haber sido así. Está claro que a los que están arriba les interesa que no sepamos de nada y en el documental se ve de qué manera usan esas técnicas de lavado de cerebro y demás barbaridades para mantenernos a raya e intentando crearnos pensamientos y creencias idénticos a los suyos.
    Es un documental que llama al compromiso y a la movilización ciudadana. No podemos permanecer inconscientes ante un panorama como el que se presenta. Con dicho documental lo que trata Naomi Klein es contarnos una historia alternativa de cómo esa corriente salvaje de puro capitalismo en el que hemos estado viviendo, un capitalismo sin control, llega a dominar el mundo. La doctrina del shock es una estrategia que se vale de las personas para poder funcionar y acaparar terreno, y esta táctica empieza a dar signos de decadencia. Nos estamos convirtiendo en “resistentes al shock”. Y así poco a poco cambiar la sociedad cuadriculada en la que nos ha tocado vivir.
    Este documental de la doctrina personalmente me ha hecho aumentar mi crítica al sistema del capitalismo en que nos encontramos inmersos. El documental trata muy claramente cómo en las últimas décadas se ha instaurado un sistema con muchas más sombras que luces. Con dicha instauración ha dejado más patente la pobreza, ha vulnerado derechos fundamentales tales como la libertad de expresión, o el derecho a vivir dignamente con la fomentación de la desigualdad social y lo que es peor, ha dado pie a torturas, además de lo más atroz, ejecuciones políticas y guerras premeditadas.
    Para finalizar, querría destacar el término “concienciación”. Es el momento de que toda la sociedad empiece a valorar el desarrollo del ideal de Friedman desde su origen hasta nuestros días y se empiece a plantear un cambio serio y factible. Cada vez nos encontramos en un sistema que da más síntomas de desgaste y es el momento de actuar. Debería haber una concienciación colectiva que sea fuerte y pueda resistir al interés económico y estratégico de un grupo muy reducido fueren del índole que fueren.
    De no existir tal concienciación nos encontraremos en una situación cada vez más preocupante. Aumentarán las desigualdades, existirán más atrocidades encubiertas bajo manipulación informativa de los medios afines al sistema y bajo una democracia encubierta y con tintes de otros regímenes políticos de antaño. De este modo haciendo el paralelismo con los experimentos de Ewen Cameron nos encontraremos en un estado de shock cuya erradicación sólo tiene una medicina: la concienciación.

  3. sarajarmell says:

    LA DOCTRINA DEL SHOCK
    Éste documental comienza con una explicación por parte de Naomi Klein sobre qué es un estado de shock. Según explica, el shock es una experiencia o vivencia impactante, traumática, que nos desorienta. Aquello que logra salvarnos de nuestro estado de shock es nuestra historia.
    La doctrina del shock
    Este primer apartado nos explica cómo el aislamiento sensorial puede ser más cruel que casi ninguna de las torturas existentes. Asimismo, se nos presenta el caso de lo que comenzó siendo un estudio y, debido a que dicho estudio cambió de manos porque quien lo propuso lo consideraba cruel, acabó convirtiendo a los pacientes objeto de estudio en torturados mediante diversas técnicas.
    Los hallazgos de este segundo doctor, Cameron, fueron puestos en práctica casi de inmediato por la CIA, entre otras cosas contra el espionaje.
    El otro doctor shock
    Durante la época en que Cameron aplicó las terapias de shock sobre personas pertenecientes a un grupo experimental, Milton hacía algo parecido con la economía. Creía que el shock económico llevaría a las sociedades a aceptar un capitalismo más puro.
    Naomi Klein cita un discurso de Donald Rumsfeld en el que dice que “Milton es la encarnación de una realidad: la de que las ideas tienen consecuencias”. Con este fragmento del discurso de Rumsfeld, Klein pretende dar a entender que Milton es uno de los grandes responsables de la crisis económica en Estados Unidos.
    El crack de 1929 desencadenó en Wall Street la gran depresión de los años ’30. Milton Friedman se manifestaba abiertamente en contra de la política del “New Deal” anunciada por Roosevelt, y libró una batalla contra ella. Este presidente puso en marcha un programa de empleo público para que la gente volviera a trabajar.
    Friedman pertenecía a la “Sociedad Mont Pellerin”, dirigida por el economista Friedrich Hayek. Creían que el problema de la economía residía en que el gobierno prestara servicios y regulara los mercados. Aun así, la crisis duró hasta la segunda guerra mundial. Sin embargo, el plan Marshall generalizó el modelo de Keins en Europa.
    Durante la década de los ’50, las ideas de la Sociedad Mont Pellerin no eran bien aceptadas; no obstante, en los últimos años han tenido una gran repercusión.
    Friedman entendió que, para salir de una crisis como la que se vivía, era necesario un shock, algo que provocara un fuerte cambio en las concepciones, especialmente económicas, de su época.
    Primera puesta a prueba: Chile
    En Chile, los seguidores de Friedman aprendieron a explotar un shock o crisis a gran escala.
    Aunque cuando se cuenta la historia de la economía apenas se menciona a Chile, durante los años ’50 y ’60 las medidas progresistas y de desarrollo llevadas a cabo en este país eran un modelo a seguir para la zona, pues el gobierno chileno invertía en las necesidades básicas de los ciudadanos.
    Debido al riesgo que esto suponía para EEUU, este país comenzó a ofrecer becas a estudiantes sudamericanos para estudiar economía con Milton Friedman. Esto desembocó en que la Escuela Católica de Chile se convirtiera en una pequeña escuela de la Universidad de Chicago.
    Pese a los reiterados intentos por parte de EEUU, apoyados por Richard Nixon y la CIA, de que la Unidad Popular de Salvador Allende no ganara las elecciones chilenas, este candidato fue quien llegara al poder. Fue por ello que Richard Nixon ordenó a la CIA que hiciera estremecerse a la economía chilena.
    Este último hecho desencadenó diversos sucesos, entre los que se encuentra un golpe de Estado fallido en 1973, y el 11 de septiembre del mismo año, Pinochet dirigió una marcha que asaltara el Palacio Presidencial.
    El shock de la guerra
    El asalto de Pinochet al Palacio Presidencial desembocó en una guerra. Fue él el precursor de la doctrina militar del shock.
    Según Pinochet, esto se hizo con el fin de salvar al país del caos en que lo estaba sumergiendo Allende.
    Los Chicago Boys entregaron a Pinochet su plan económico: el Ladrillo, y en los días sucesivos, miles de opositores a Pinochet fueron encarcelados. Muchos de ellos fueron, además, torturados.
    En noviembre liberaron a 5000 presos, y a los que quedaron los trasladaron a otros centros de detención.
    El shock económico
    Pinochet impuso las medidas económicas recomendadas por los Chicago Boys: suprimió el control de precios, privatizó empresas estatales, eliminó aranceles de importación y redujo el gasto público. En otras palabras, convirtió a Chile en una de las naciones con un capitalismo más explícito.
    Friedman destacó la importancia del experimento chileno: fue la primera vez, según dice, que un avance hacia el comunismo dio pie a otro avance hacia el libre mercado.
    Sin embargo, al cabo de un año había una inflación del 375% anual.
    En marzo de 1975, Friedman, apoyado por Harberger, exigió un tratamiento de Shock. Y Pinochet parecía receptivo a esta idea.
    No obstante, la política de Friedman causó que las situaciones económicas de los ciudadanos se radicalizaran: los ricos se hacían más ricos gracias a los pobres, que se hacían más pobres. Además, alimentos tan básicos como la leche se habían convertido en un lujo que casi nadie se podía permitir. Fue por esto que se prohibió la distribución de este alimento en las escuelas.
    En este aspecto, la política de Friedman se asemejaba mucho a la de Margaret Thatcher.
    Según el documental, para poder imponer estas medidas tan radicales, tenían que sembrar el miedo hacia un enemigo. En este caso, el marxismo.
    Friedman y Hardberger sostenían que la economía de libre mercado iba de la mano de la libertad y la democracia. Sin embargo, esta idea no era en absoluto llevada a la práctica. Letelier, que había sido embajador de Allende en Washington, había pasado por un campo de concentración y sufrió el exilio a EEUU, fue una de las personas que escribió sobre esta incoherencia, pero pronto murió en un atentado con coche-bomba. Michael Townley estaba detrás de dicho atentado, y fue condenado por ello.
    La revolución se propaga
    Este apartado comienza con unas palabras de Naomi Klein, que, según dice, tiene la intención de explicar cómo el capitalismo salvaje llegó a dominar el mundo.
    Según el documental, además de Chile, hubieron varios otros países sudamericanos que adoptaron el modelo económico de Chicago, y los “Chicago boys” se encargaron de que así fuera.
    Un año después del golpe de Estado en Argentina de los Chicago Boys, los sueldos habían bajado en torno a un 40%, y la economía se desplomaba. También aquí, al igual que en Chile, fue necesario aterrorizar al pueblo para que aceptara las medidas económicas. Para ello, entre otras cosas, realizaban secuestros a plena luz del día. Muchas de las técnicas empleadas por ambas naciones habían sido aprendidas de los Estados Unidos. Pero en Argentina y Chile estas técnicas se empleaban con todo aquél que se opusiera a la política de libre mercado del régimen.
    En Argentina, el General Videla fue declarado culpable de asesinato, secuestro y tortura, entre otros motivos por asesinar a unas 500 madres justo tras el parto.
    Estos hechos suscitaron en Friedman un dilema moral, pues había propuesto que el capitalismo que proponía y la libertad iban juntos.
    La Escuela de Chicago y el mundo anglosajón
    Frieman mantenía una relación cordial con Nixon, y varios de sus colegas y discípulos de la Escuela de Chicago obtuvieron cargos en el gobierno.
    En 1971, debido a la depresión económica, Nixon descartó las ideas de Friedman y puso a cargo a Donald Rumsfeld.
    Más tarde, Margaret Thatcher fue nombrada Primera Ministra de Gran Bretaña. Poco después, Ronald Regan ganó las elecciones en EEUU, por lo que ambos países estaban en manos de gobernantes que apoyaban las políticas de Friedman.
    En el caso de Thatcher, su popularidad bajó radicalmente en poco tiempo debido a que, durante su legislatura, especialmente en determinados sectores, el paro subió a ritmos insospechados.
    Friedrich von Hayeck animó a Thatcher a adoptar las medidas políticas de shock económico de Pinochet, pero ella se opuso.
    No obstante, lo que sacó a Thatcher del gobierno no fue la economía, sino una guerra. Esta guerra se libró en las islas Maldivas contra Argentina, y duró menos de 3 meses.
    Thatcher volvió a ganar las siguientes elecciones, y aplicó una terapia de shock económico muy similar a la que se aplicó en Chile. Poco después, los mineros se declararon en huelga debido a que se anunció el cierre de minas. Dicha huelga duró cerca de un año. Los mineros terminaron siendo derrotados, ya que Thatcher puso todos los medios para acabar con el sindicato, y aprovechó para implantar la revolución de la Escuela de Chicago, y privatizó muchos de los servicios que antes eran públicos. Además, la diferencia entre clases se hizo aún más extrema y notable. Igualmente pasó en Estados Unidos tras el mandato de Regan.
    Más allá del telón de acero
    Al comienzo de este fragmento, se explica, según entendemos, que quienes defendían el comunismo durante la época en que acabó imponiéndose el capitalismo, no defendían un comunismo extremo, sino lo que podríamos llamar un capitalismo sencillamente menos radical que el que terminara imponiéndose.
    A pesar de que Thatcher había hecho cuanto había estado en su mano por acabar con los sindicatos, en 1988 fue a Polonia para dar su apoyo al sindicato “Solidaridad”, hecho que terminó desembocando en que se permitiera a dicho sindicato una representación como candidatos a las elecciones presidenciales inmediatamente sucesivas. Esto desencadenó una fuerte polémica.
    En la URSS, Gorbachof propuso un sistema a medio camino entre el comunismo y el capitalismo. Durante esta época, además, los regímenes comunistas fueron cayendo. Fue también cuando se derribara el Muro de Berlín. Esto, para Friedman y los Chicago Boys, supuso que se abrieran las puertas de un nuevo mundo.
    En 1991, contrariamente a lo que esperaba, en la Cumbre del G7 de Londres, Gorbachof recibió la noticia de que no le concederían ayudas para las reformas de la economía rusa si no aceptaba la terapia de shock radical. En el mes siguiente se produjo un intento de Golpe de Estado contra él. Como consecuencia, Gorbachof perdió buena parte del poder.
    En diciembre del mismo año se disolvió la URSS. Fue entonces cuando, de la mano del libre mercado, llegó el caos a Rusia. Como sucede en casi siempre que se intenta tener un capitalismo moderado, no se impuso uno popular, sino que únicamente unos pocos albergaron las grandes fortunas. Debido a esto, en 1992, el consumo en Rusia bajó un 40% con respecto al año anterior.
    En 1993, el Parlamento ruso votó por quitarle a Yelsin, quien había causado todo el caos en Rusia, los poderes que le habían sido otorgados. El 21 de septiembre, Yelsin disolvió el Parlamento, y occidente puso su influencia al servicio del presidente ruso. Dos días después, el Parlamento votó por destituir a Yelsin, lo que causó una enorme revuelta.
    Poco después, Yelsin ordenó bombardear el edificio que poco antes había defendido él mismo.
    Gracias a los Chicago Boys, una vez conseguido el poder absoluto, Yelsin practicó un “capitalismo de amigotes”. Así surgió una clase de empresarios multimillonarios: los oligarcas.
    En pocos años, millones de empresas medianas habían quebrado, y las situaciones económicas alcanzaron sus extremos.
    Un nuevo enemigo
    Rumsfeld, tras haber sido previamente secretario de defensa para el gobierno de Gerald Ford, pasó a serlo de nuevo para el gobierno de George W. Bush. Cuando lo fue para el presidente Ford, el principal enemigo de EEUU era la URSS.
    En 2001, Rumsfeld anunció la privatización de parte del ejército de su país bajo la justificación de que le estaban declarando la guerra a la burocracia del Pentágono, hecho del que Friedman se hubiera sentido orgulloso. Al día siguiente de este suceso, un avión chocó contra el Pentágono, matando a 184 personas.
    El shock del 11 de septiembre
    Tras los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, se produjo en EEUU una ruptura de esquemas colectiva. Los americanos ya no vivían en el mundo en que creían vivir. Además, los líderes políticos no cesaban de repetir que aquello que pensaban antes de dichos atentados ya no era vigente. Surgió una nueva teoría sobre el choque de civilizaciones, además de la idea de que se estaba librando una guerra contra el terrorismo. Dicha guerra ha tenido importantes consecuencias económicas, entre otras sobre la seguridad nacional.
    El “capitalismo del desastre” consiste precisamente en esto, en una economía basada en el miedo.
    La guerra contra el terrorismo – Primera Parte
    La primera fase de esta guerra contra el terrorismo fue el bombardeo de Afganistán. La finalidad de esta guerra, que duró poco pero tuvo fuertes consecuencias, fue encontrar detenidos que pudieran darle información a los Estados Unidos.
    En Guantanamo, pusieron en práctica técnicas de tortura mediante el aislamiento. Sin embargo, de los más de 700 presos que sufrieron este tipo de torturas, sólo 3 han sido condenados por algún delito.
    La guerra contra el terrorismo – Segunda Parte
    A pesar de que Pakistán albergaba líderes de Al-Qaeda, tenía muchas más armas nucleares y vendía tecnología nuclear a otros países, EEUU, liderado por George Bush, decidió invadir Irak, el país con la tercera mayor reserva de petróleo del mundo.
    La guerra como tortura de masas
    Los Estados Unidos pretendían hacer un bombardeo tan intenso que provocara “shock y pavor”. Lanzarían en un solo día más misiles que en lo que duró la Guerra del Golfo.
    Las bombas que lanzarían provocarían un efecto devastador en cuestión de minutos. Además, dejarían a la ciudad sin energía ni agua, de modo que, en cuestión de pocos días, los ciudadanos quedarían agotados física, emocional y psicológicamente.
    Durante el primer bombardeo, los ciudadanos sufrieron un aislamiento sensorial como el descrito en el manual Kubark.
    En los días sucesivos a la caída de Sadam Hussein, EEUU hizo poco por impedir los saqueos. Algunos incluso los consideraban beneficiosos para desmantelar el Estado iraquí. Uno de los responsables de reorganizar la educación incluso veía los saqueos en las escuelas como una oportunidad para empezar de cero, a pesar de que Irak tenía un sistema educativo bastante mejor que, por ejemplo, Nuevo México.
    En Irak se aplicaron tres tipos de shock que se complementaban entre sí:
    • El shock de la guerra.
    • El shock económico.
    • El shock de la represión y la tortura.
    El shock económico
    En 2003, Paul Breman fue nombrado enviado presidencial a Irak. Tras dos semanas de estancia en el país, lo declaró listo para los negocios, y dedicó los cuatro primeros meses a aplicar medidas clásicas de la Escuela de Chicago.
    Una de las primeras disposiciones de Breman fue despedir a 500.000 empleados públicos.
    Rumsfeld aseguraba que Irak tenía una de las mejores organizaciones fiscales del mundo libre.
    Bush aseguraba que la reconstrucción de Afganistán e Irak era una de las prioridades del plan Marshall, pero en realidad, los fondos destinados a la reconstrucción de estos países se invirtieron en EEUU. Por tanto, a pesar de la existencia de estos fondos, Irak se vio sumergida en la más absoluta ruina.
    Poco después de los bombardeos, los iraquíes, tras noches enteras de violencia y caos, salían a la calle para manifestarse y pedir elecciones. Estas manifestaciones comenzaron siendo pacíficas pero, al ver que no daban resultado, cada vez más iraquíes se unían a la resistencia armada.
    La violencia se descontroló e, igual que había sucedido en Sudamérica, se dejaban cadáveres anónimos en mitad de la calle.
    El shock de la represión
    Durante los primeros años de ocupación, se capturó a 61.500 iraquíes. En 2007, 19.000 seguían detenidos, y se los interrogaba con las técnicas ideadas por la CIA basándose en los experimentos de Ewan Cameron en los ’50. Según la Cruz Roja, entre el 70 y el 90% de las detenciones en Irak fueron erróneas.
    En este país, aunque parezca lo contrario, el capitalismo del desastre ha florecido: el desastre en sí suponía una buena oportunidad para hacer negocios.
    El negocio de la guerra
    Desde 2001, el gasto militar de EEUU casi se ha duplicado.
    La Guerra de Irak ha sido el conflicto más privatizado de la historia:
    • En 1991, por cada 100 soldados había un contratista militar.
    • Cuando empezó la Guerra de Irak, por cada 100 soldados había 10 contratistas.
    • En 2006, por cada 100 soldados había 33 contratistas.
    • En 2007, por cada 100 soldados había 70 contratistas, y en julio del mismo año, había más contratistas que soldados en Irak.
    Esto iba, incluso, más allá de las ideas de Friedman, que sostenía que una de las únicas cosas que no privatizaría eran las fuerzas armadas.
    Los shoks que se produjeron en Irak redujeron a un estado de anarquía y violencia sectaria. En la época en que ejecutaron a Sadam, morían 1000 iraquíes por semana, y millones de personas habían tenido que abandonar su hogar.
    Un mundo de zonas verdes y rojas
    El estado en que se había visto sumergido Irak, se repitió de alguna manera pocos años después en Nueva Orleans debido al daño que causó el huracán Katrina.
    Friedman, poco antes de morir, también proponía cambios para Nueva Orleans muy parecidos a los que había propuesto para Irak, todos relacionados con la privatización de determinadas instituciones.
    Algo parecido sucedió también en Sri Lanka tras el tsunami de 2004.
    Se pasa, a continuación, a hablar brevemente de Villa Grimaldi, y una señora destaca que, de Pinochet, aprendió qué era el mal. Con respecto a Pinochet, el documental dice que fue detenido en 1988, pero que Thatcher permaneció a su lado. Asimismo, en el documental se explica que, a pesar de que entre la política aplicada por Pinochet y la imitada en Irak pasaron 30 años, las similitudes son asombrosas.
    Este segmento del documental finaliza explicando que a muchas de las víctimas de este tipo de torturas se las indemnizó, hecho que, en nuestra opinión, no puede compensar los daños que se produjeron.
    El fin de una era
    Este segmento comienza explicando algunos asuntos relacionados con la economía. Naomi Klein explica que EEUU se encuentra ante una enorme transferencia de riquezas, y que estas riquezas están yendo a parar a manos, precisamente, de quienes causaron la crisis.
    Se explica que la victoria de Obama fue, en gran medida, debida a esta crisis. Además, Naomi Klein añade que la doctrina del shock como estrategia sólo funciona si no sabemos que existe.
    Se compara, seguidamente, a Obama con Roosevelt .
    Naomi Klein finaliza diciendo que, si queremos medidas efectivas contra la crisis que hagan de nuestro planeta un mundo mejor, tendremos que ser nosotros quienes obliguemos a los políticos.

  4. luciaortegalopez says:

    El documental la doctrina del shock, nos muestra la historia de los últimos treinta años, la historia de la doctrina del choque económico, del capitalismo del desastre.
    En el documental se puede observar las similitudes entre la crisis económica y la doctrina original de la terapia de choque (técnica psiquiátrica donde se le aplica choques eléctricos a los pacientes con enfermedades mentales). De este modo el documental analiza el uso de la doctrina de choque para transformar la economía de Sudamérica en los años setenta.
    En mi opinión y en resumidas cuentas, el documental hace una comparación entre la terapia de choque llevada a cabo por el doctor Ewen Cameron y la terapia del shock económico de la que habla Milton Friedman, pues a través de ambas se pretende desestructurar el ámbito psicológico, social, cultural, económico, político, moral… de los pacientes, que no son más que personas que habitan en una sociedad, para dejarlos en estado de shock y partir de ahí implantar nuevos cambios significativos en la vida de estos.
    Al mismo tiempo el documental, explica como a través de guerras, golpes de estado, bancas rotas, terrorismo…. Se llega a implantar un régimen de libre mercado, donde los ricos desmantelan y saquean el estado, para apropiarse de los recursos naturales y acumular riquezas, asegurándose de este modo su poder y fomentando así la desigualdad social. Por lo que en resumen, lo que la doctrina de shock quiere hacernos ver, es que solo a través de grandes impactos sociales, como por ejemplo los golpes militares, la sociedad se sumerge en un estado de vulnerabilidad y debilitamiento, sometiéndose entonces a las personas más fuerte, las personas que mantienen el poder; es en ese momento cuando penetra el régimen de libre mercado.
    Por tanto, la terapia del shock se nutre de estrategias de márquetin, propaganda y falsificación de datos, que demuestran que el mercado libre es la única vía de salvación. Es esta la razón por la que en dicha estrategia siempre se comienza sembrando el terror, el pánico y el miedo, para poder después presionar a que se adopten las terapias económicas neoliberales.
    Desde mi punto de vista, creo que el documental en definitiva quiere hacernos ver que solo a través de una gran crisis, se da las condiciones políticas apropiadas para realizar reformas estructurales, es decir para introducir reformas neoliberales que culminan con la demolición del estado de bienestar.
    Quizás sea esto lo que esta ocurriendo con España, que se está aprovechando la crisis económica para realizar reformas políticas necesarias y tener sublevados a la población. Mas que nuca las grandes elites pretenden mantenernos a un lado, hacernos ciegos ante la evidente realidad, a través de sus engaños y triquiñuelas, creando una gran cortina de humo, que solo nos deja ver lo que ellos quieran que veamos y creamos. Pero debemos ser fuertes y ser capaces de quitarnos esta venda que no nos deja y ver y luchar por nuestros derechos y deberes.

  5. analauravr says:

    El documental “La doctrina del shock” nos hace reflexionar sobre muchos temas que nos están tocando directamente en la actualidad.
    Aunque estamos en el siglo XXI y se supone que lo que vivimos en la historia y todas las cosas por las que hemos pasado nos han tenido que servir para que no las volvamos a cometer lo cierto es que sucede todo lo contrario y lo que hacemos continuamente es reproducir antiguos errores. Como máquinas volvemos a cometer los mismos fallos sufriendo trágicas consecuencias, pero cómo no, siempre perdemos los mismos. ¿Por qué no evitamos esto? ¿Por qué no nos valemos de los adelantos, de la historia y de los conocimientos que tenemos acerca del mundo para no cometer los mismos errores y conseguir el mundo con el que todos soñamos? Preguntas que no sabría decir si pueden responderse pero yo les voy a dar mi propia respuesta: porque hasta que no nos concienciemos de que todos formamos esta sociedad, de que tenemos que mirar por los demás y tener empatía sin intentar movernos siempre bajo el lema : “si obtengo beneficio lo hago, no importa si a ti te perjudica”, la sociedad no va a mejorar.
    Como hemos podido ver en el documental personas relevantes como Milton Friedman, Margaret Thatcher, George W. Bush mediante políticas de privatización han generado el enriquecimiento de los individuos más ricos a través de los impuestos cobrados a gente corriente y dinero obtenido de las corporaciones pública. Personas que mediante políticas muy crueles han provocado un gran daño en la sociedad.
    Al comienzo del documental hemos podido observar como mediante la doctrina del shock se intentaba reestructurar o borrar la mente de los pacientes para reconstruirla desde cero. Como ejemplo se muestra el testimonio de Janine una mujer la cual estuvo sometida a continuos electro shock para tal fin. Janine tras una larga lucha con el gobierno ha vencido y ha recibido una indemnización por todo el daño tanto físico como psicológico que le causaron. Aquí, un ejemplo de lucha y de que no tenemos que callarnos con lo que nos toca vivir, aun siendo consciente de que era imposible luchar contra el gobierno ella lo hizo. Eso es lo que debemos hacer para no ser las marionetas de los gobiernos, para que vivamos en una sociedad más justa y no sean los pocos que tienen el poder (poder que le hemos otorgado nosotros ) los que ganen.
    Así pues, lo visionado a lo largo del documental solo muestra como desde hace años quien tiene el poder es quien domina, y por lo tanto quien controla la economía. Quedando todo reducido al dicho “Tanto tienes, tanto vales”.
    Haciendo referencia de nuevo al documental, hemos podido observar a una sociedad sometida a tres tipos de shock: de guerra, económica, de la imposición. Doctrina del shock que no quiere decir otra cosa que el ataque sistemático de la esfera pública tras algún tipo de desastre, ya sea económico, político o social. Gobiernos que se lucran de los ciudadanos y que mediante sus políticas hacen de las personas con más recursos personas más poderos y ricas, si cabe. Esto es, bajo mi punto de vista, lo que está sucediendo actualmente en España. Llegaremos a un punto en el que tan solo los ricos estudiarán, podrán tener asistencia médica… puesto que mediante estas formas de gobierno lo que se está haciendo es empobreciendo más al pobre y enriqueciendo más al rico.
    Nos hemos sumergido en un espiral del que no podemos salir, demasiada corrupción y demasiado derroche del que estamos siendo víctimas. No sé cómo vamos a salir de esto, pero como hemos podido comprobar a lo largo del documental la lamentable solución de los gobiernos es ahogar a los ciudadanos hasta que no pueden más, lucrarse y lucrarse continuamente para salvarse ellos. Por no decir, de la más rápida y efectiva solución para ellos que no es otra que la violencia. Conflictos, guerras, para conseguir quedar por encima, para conseguir obtener el control y dejar claro quién es el que manda. Continuos shocks a los que aunque comenzamos a ser resistentes, nos queda un largo camino por recorrer.
    Si no queremos que sigan existiendo estas desigualdades, que el poder no se lucre a nuestra costra, dejar de ser víctimas de políticas dañinas y tener un mundo más saludable, justo y pacífico tal y como dijo Franklin Delano Roosvelt cuando fue visitado por algunas organizaciones progresistas y éstas propusieron algunas políticas progresistas contestándole éste: “Ahora salgan a la calle y háganme hacerlo”.
    Con estas palabras concluyo, tenemos que salir afuera y obligarlos a hacerlo si queremos que todo cambie, si queremos el mundo sin desigualdades y justicia con el que todos soñamos. Porque todos tenemos derecho a ser partícipes de la mejor manera de esta historia, sin que nadie nos destruya nuestros sueños.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s